<$BlogRSDUrl$>

Cada mirada estrena el mundo

jueves, julio 31, 2003

Este fue el primer poema de Watanabe que leí y me quedé encantada con él. Con los dos, el poeta y el poema.

El anónimo (alguien, antes de Newton)

Desde la cornisa de la montaña
dejo caer suavemente una piedra hacia el precipicio,
una acción ociosa
de cualquiera que se detiene a descansar en este lugar.
Mientras la piedra cae libre y limpia en el aire
siento confusamente que la piedra no cae
sino que baja convocada por la tierra, llamada
por un poder invisible e inevitable.
Mi boca quiere nombrar ese poder, hace aspavientos, balbucea
y no pronuncia nada.
La revelación, el principio,
fue como un pez huidizo que afloró y volvió a sus abismos
y todavía es innombrable.
Yo me contento con haberlo entrevisto.
No tuve el lenguaje y esa falta no me desconsuela.
Algún día otro hombre, subido en esta montaña
o en otra,
dirá más, y con precisión.
Ese hombre, sin saberlo, estará cumpliendo conmigo.

Jose Watanabe (del libro El huso de la palabra)

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Directorio de Blog Blogarama - The Blog Directory Listed on Blogwise Blogs México  Bitacoras.com blog search directory Listed in LS Blogs Eu estou no Blog List Web Blog Pinging 
Service
directorio de weblogs. bitadir
Literature blogs Top Blogs

<!-- the ageless project -->

BlogRankings.com
Search this site powered by FreeFind

referer referrer referers referrers http_referer