<$BlogRSDUrl$>

Cada mirada estrena el mundo

sábado, mayo 16, 2009

Joan Miró
























Alter Ego

Desde la mañana al ocaso, yo veía el tatuaje
en su pecho sedoso: una mujer rojiza
incrustada, como en un prado, entre el pelo. Allí
debajo
brama a veces un tumulto que sobresalta a la mujer.
Transcurría el día entre blasfemias y silencios.
Si la mujer no fuese un tatuaje y estuviese viva
y aferrada a su pecho peludo, ese hombre
bramaría aún fuerte en su pequeña celda.

Callaba, tendido en el lecho, con los ojos abiertos.
Un profundo hálito de mar ascendía
de su cuerpo de huesos grandes y recios: estaba
tendido
al igual que en cubierta. Pesaba sobre el lecho
como quien ha despertado y podría saltar de él.
Su cuerpo, salado por la espuma, chorreaba
un sudor solar. La pequeña celda
era insuficiente para el alcance de una mirada suya.
Al verle las manos, se pensaba en la mujer.

Cesar Pavese-Italia
Versión de Carles José i Solsora

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Directorio de Blog Blogarama - The Blog Directory Listed on Blogwise Blogs México  Bitacoras.com blog search directory Listed in LS Blogs Eu estou no Blog List Web Blog Pinging 
Service
directorio de weblogs. bitadir
Literature blogs Top Blogs

<!-- the ageless project -->

BlogRankings.com
Search this site powered by FreeFind

referer referrer referers referrers http_referer